At. cliente 933.220.154 / 09:00-18:00h
Portada » Blog » Cuidado de Joyas » ALERGIA AL ORO: Todo lo que debes saber y cómo prevenirlo

ALERGIA AL ORO: Todo lo que debes saber y cómo prevenirlo

¿Crees que tienes alergia al oro? Aunque el oro es un metal considerado como hipoalergénico, es posible que sientas alguna molestia cutánea si está mezclado con otros metales.

A continuación te contamos todo lo que debes saber sobre esta alergia, los síntomas que produce y en qué te debes fijar.

Antes de empezar: El oro no suele provocar alergia

Lo primero que tienes que saber es que el oro en sí mismo no suele dar alergia, sino que más bien son las aleaciones con otros metales las que provocan estos síntomas.

Es decir, el oro mezclado con plata, cobre, paladio o níquel es el que puede ocasionar estas alergias, provocadas por este otro metal. Las más comunes suelen ser las que se producen por la aleación con el níquel, un metal que suele ser muy tóxico.

Cómo descubrir si tienes alergia al oro

Los síntomas más frecuentes en una alergia al oro se suelen ver en la piel como alteraciones cutáneas. Por ejemplo, el enrojecimiento de la piel alrededor de la zona donde te colocas una joya hecha con oro, irritaciones en la parte de la muñeca o del cuello, según lleves pulseras o colgantes y enrojecimientos o eccemas en la zona de las orejas.

Si al ponerte una joya de oro notas que tu piel se enrojece o se irrita, es posible que sufras esta alergia. Estos síntomas no son instantáneos, así que es posible que aparezcan a lo largo de las horas durante las que lleves puestas estas joyas. Además, suelen desaparecer estas irritaciones al tiempo de quitarse las pulseras, anillos o collares.

Lo más recomendable es que acudas a un especialista para que pueda determinar qué tipo de alergia sufres y si debes evitar el contacto con la joyería de oro.

Alergia a los pendientes de oro: Síntomas

La zona del lóbulo de las orejas es una de las más sensibles de todo nuestro cuerpo. En esta parte, es muy probable que sufras eccemas e irritaciones en la oreja si padeces de alergia.

También es posible que notes hinchazón, dolor o enrojecimiento en la parte del lóbulo al ponerte unos pendientes de oro, si es así acude al médico para que pueda diagnosticarte un tratamiento desinflamatorio.

Cómo evitar una alergia al oro

Aunque poco podamos hacer para librarnos de una alergia por nosotros mismos, sí que podemos incorporar ciertos hábitos que nos prevengan de estos síntomas.

Por ejemplo, tomarnos un tiempo para limpiar bien nuestras piezas de oro o mantenerlas lejos de cosméticos, jabones, colonias y otros químicos que puedan provocar estas reacciones.

Otro remedio casero puede ser revestir el interior de la joya de oro con una tela para que no esté en contacto directo con la piel.

De todas maneras, consulta siempre antes con un joyero para que pueda informarte de si se trata de una alergia al oro y de qué tipo y qué otros materiales te recomienda para que puedas lucir joyas sin problemas.

preloader