Si tus pendientes ideales tienen que ser delicados, sencillos y elegantes, los pendientes Kiwi de Sunfield son tu mejor opción. Se trata de unos pendientes de plata de ley 925 con acabado envejecido que combina una circonita aguamarina talla lágrima, una esfera de ágata azul, circonitas aguamarina talla brillante y una cuenta de cristal rosada.

También disponibles en perla, ónix y ágata malva.