Diamantes naturales, ¿dónde comprar las mejores joyas?

La industria moderna de los diamantes naturales está muy lejos de sus primeros días. Los procesos de extracción, pulido y publicidad de los diamantes naturales requieren mucho trabajo y energía. 

También son muy costosos. El Consejo del Diamante Natural protege la biodiversidad de las zonas donde se extraen los diamantes, incluidas las especies en peligro de extinción en Canadá, Australia y Botsuana. 

Existe una técnica que utiliza la tecnología para absorber el dióxido de carbono y convertirlo en diamantes puros.

Además de los diamantes naturales, los diamantes cultivados en laboratorio tienen la misma composición química que los naturales. La mayoría de los diamantes cultivados en laboratorio están certificados por el Instituto Gemológico Internacional, que sigue rigurosas normas internacionales. 

Los diamantes naturales se formaron en las profundidades de la tierra. Este proceso de alta temperatura hizo que el carbono se reorganizará atómicamente, dando como resultado un diamante sólido. 

Encontrar la pieza de joyería de diamantes naturales puede convertirse en todo un reto, pero sin duda alguna, cuando encuentras esa pieza que estás buscando queda en un detalle para toda la vida.

Si quieres encontrar joyas de diamantes naturales en Bernat Rubí tenemos una gran selección que no te puedes perder.

Cómo se crea un diamante de laboratorio

Un diamante de laboratorio se fabrica, como es de esperar en un laboratorio. Las propiedades de un diamante natural son muy similares a las de un diamante cultivado en laboratorio, que sólo difiere en el método de producción. 

Aunque la gente no acepta generalmente los diamantes cultivados en laboratorio como naturales, algunos han llegado a apreciar sus características únicas. 

Un diamante cultivado en laboratorio cumplirá los cuatro criterios utilizados para evaluar un diamante, que son la dureza, la inercia química, el alto brillo y la belleza.

Durante el proceso de formación, se toma una muestra de grafito y se calienta en un entorno de alta temperatura. A continuación, se añaden diferentes metales al carbono para ayudar a su vaporización. Posteriormente, el grafito convertido se carga en un molde de cristalización y se somete a un proceso de alta presión que simula la formación de un diamante natural. Una vez creado el diamante, un artesano de laboratorio lo corta para convertirlo en un diamante de grado de joyería.

Los diamantes de laboratorio son mucho más baratos que los diamantes genuinos naturales, pero tienen la misma belleza y propiedades físicas que un diamante natural. 

Diamante artificial o sintético

Hay varias diferencias notables entre un diamante artificial y un diamante natural. Los diamantes naturales tienen forma octaédrica, mientras que los diamantes cultivados en laboratorio tienen forma de cuboctaedro. 

Sin embargo, las formas no son perceptibles a simple vista. La principal diferencia entre los diamantes naturales y los cultivados en laboratorio radica en el patrón de crecimiento de los cristales. Los diamantes cultivados en laboratorio se forman mediante un método conocido como deposición química de vapor.

Hay otras diferencias entre los diamantes naturales y los sintéticos. Los diamantes naturales son mucho más duros que los cultivados en laboratorio, con una dureza Moh de 10 puntos. Sin embargo, los diamantes sintéticos no son tan duros como los naturales, y sus inclusiones no pueden verse a simple vista. Un informe de clasificación le dirá cuál es cuál. El Instituto Gemológico de América, o GIA, marcará el diamante como sintético o natural.

El mineral más duro del mundo es el carbono, que es la base de los diamantes. La moissanita es un sustituto sintético que se clasifica entre 9,25 y 9,5 en la escala de Mohs. 

La moissanita también es mucho más asequible que los diamantes. La moissanita también se produce de forma ética y tiene las mismas propiedades físicas que el diamante natural.

Un joyero especializado es capaz de distinguir un diamante natural de uno artificial o creado en laboratorio mirando las inclusiones dentro del cristal. Estas inclusiones pueden detectarse mediante análisis de espectro, fotoluminiscencia o fosforescencia.

Aunque estos métodos no son precisos, ayudan a establecer la diferencia entre los diamantes naturales y los cultivados en laboratorio. 

En nuestra página web podrás encontrar desde alianzas de diamantes a aros de diamantes, y por supuesto, todas nuestras piezas de joyería están elaboradas con diamantes naturales.

 

Anillos Bernat Rubí

Suscríbete y obtén un 15% de descuento en tienda online y física

Permanece al día de nuestras novedades y promociones
¡Déjanos tu email y te avisaremos!